El Comercio | Gustavo Alfaro y sus dirigidos se concentrarán en el Hotel Hyatt Regency Oryx Doha, que se encuentra cerca del Aeropuerto Internacional Hamad.

Las sedes elegidas combinan lugares de entrenamiento vinculadas a un hotel o un alojamiento no hotelero y para el trabajo los equipos han elegido sedes de clubes nacionales, conjuntos de instalaciones y campos en estadios, muchos de nueva edificación y otros renovados, que serán parte del legado que el Mundial dejará al fútbol base del país.

El director de Operaciones de la Copa Mundial de la FIFA, Colin Smith, aseguró que «Qatar 2022 será un Mundial único en el que los equipos se beneficiarán de una distribución geográfica inigualable y disfrutarán de la cálida hospitalidad de sus habitantes».

«Los jugadores tendrán más tiempo paraentrenarse y descansar, mientras sienten muy de cerca la pasión que invadirá el país, puesto que todos ellos y sus entregados aficionados, procedentes de 32 naciones diferentes, se congregarán en un área muy reducida», añadió.