Los entrenamientos comenzaron en Guayaquil, con la presencia de la mayoría de los 26 jugadores convocados. Una fuente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) señaló a Efe que el equipo se completará en el entrenamiento de este martes, un aviso que se dio en medio del gran hermetismo que hay alrededor del combinado, que cumple un estricto protocolo de bioseguridad para evitar contagios por el Covid-19.

Ecuador deberá evitar, también, acumular tarjetas amarillas ante Bolivia, por la amplia lista de jugadores amonestados: Los defensas Byron Castillo, Ángelo Preciado, Diego Palacios, Pervis Estupiñán; los centrocampistas Jehgson Méndez, Gonzalo Plata; y los delanteros Enner Valencia, Ayrton Preciado y Joao Rojas.

El partido ante los del altiplano será decisivo en las pretensiones de la Tricolor para acceder a su cuarto mundial, pues en nueve partidos disputados acumuló 13 puntos, por lo que comparte el cuarto puesto junto a Colombia, aunque lamenta haber sufrido una derrota como local 1-2 ante Perú y empatado sin goles con Chile.

Las críticas por la irregular campaña que cumple el equipo apuntan al técnico Alfaro, que continúa sin encontrar la alineación ideal y porque ha incluido en determinados partidos a jugadores que no respondieron, especialmente en choques en los que cedió puntos de local.

Ante Bolivia se producirá la reaparición de Ecuador en Guayaquil, pues la última ocasión que jugó allí fue en un partido por Eliminatorias al Mundial de Francia 1998, precisamente contra Bolivia, cuando la derrotó por 1-0.

Las autoridades sanitarias ecuatorianas han autorizado un 40% de aforo para el partido ante Bolivia en Guayaquil, como medida para controlar el contagio de Covid-19, en un estadio con capacidad para 57.000 aficionados.

En esta próxima triple fecha, además del partido ante Bolivia, Ecuador jugará el próximo domingo 10 de octubre en Caracas con Venezuela y el 14 de octubre en Barranquilla ante Colombia. | Primicias