Los paratletas ecuatorianos ya dejaron Nerima, una región especial de Tokio donde realizaban sus entrenamientos, para instalarse en la Villa Olímpica, donde cada vez aumentan las palpitaciones para lo que será este martes 25 de agosto la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos.

Correctamente uniformados y flameando pequeñas banderas tricolores, los deportistas ecuatorianos ingresaron a la sede, siendo recibidos por las personas que se encargarán de que no les haga falta nada en el tema logístico.

Además de eso, calurosos aplausos se escucharon en el lugar como bienvenida para los 10 guerreros nacionales, que ultimarán detalles para lo que serán sus competencias, tal como lo dejó saberGermán Chalá, entrenador de Roberto Chalá, que participará en salto de longitud. Él también adiestra a Anderson Colorado y Damián Carcelén,que son velocistas.

Pero no solo fue a la llegada que los ecuatorianos sintieron el calor del pueblo japonés, sino también al partir de lo que fue su lugar de base antes de llegar a la Villa Olímpica.

A ese lugar se acercó un niño llamado Sathosi Yatsu, que junto a su padre realizó un cartel con el que le deseaba éxito a la delegación tricolor que estará en la gesta ecuménica.

A través de las rejas del Centro de Atletismo de Nerima, hizo llegar sus buenas energías a los representantes nacionales, un gesto que fue agradecido por Carcelén, que se tomó una fotografía con el pequeño fan. | Expreso