El arribo de la imagen de la Virgen de El Cisne trajo un ambiente de alegría a la capital lojana. Por segundo año consecutivo y por los contagios del covid-19 no hubo la tradicional romería desde el Santuario Mariano hasta la Catedral de Loja.  

La imagen llegó a la ciudad a eso de las 22:00 de este jueves 19 de agosto. Nadie lo había anunciado. Todo se hizo bajo la reserva y custodia de la Policía Ejército para evitar la presencia de devotos y las aglomeraciones.  

A las 00:00 de este viernes 20 se oficializó la primera eucaristía en la Catedral, con las principales autoridades de la ciudad. El templo había sido desinfectado y ricamente adornado con flores y luces para recibir a la Patrona de los lojanos.

Esta eucaristía se transmitió a través de las redes sociales y desde las primeras horas de este viernes los devotos se volcaron a la Catedral a saludar, rezar, cantar, presentar sus ofrendas y oraciones de agradecimiento a ‘la Churonita’.  

Todo se cumple bajo los protocolos de bioseguridad aprobados por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal. Por ejemplo, el aforo permitido es de 200 personas al interior del templo, la desinfección de manos y el distanciamiento físico. 

No habrá actos culturales como quema de fuegos artificiales ni espectáculos artísticos y está prohibido la venta de bebidas alcohólicas de 22:00 a 10:00.  Grupos de la Diócesis de Loja y de la Policía realizan los controles al interior del templo y en los exteriores están los policías municipales.  

Esta mañana hubo filas de personas en los exteriores esperando su turno para ingresar. Por eso, la calle Bernardo Valdivieso, entre la 10 de Agosto y José Antonio Eguiguren, que lleva a la Catedral, se cerró al tránsito vehicular con valles metálicas y se volvió peatonal, para permitir un mejor flujo de los peregrinos. 

Los controles se mantendrán todo el tiempo y más los fines de semana que arriban fieles de otras ciudades del país, anunciaron las autoridades municipales. De lunes a sábado habrá eucaristías a las 06:00, 07:00, 08:00, 09:00, 16:00, 17:00, 18:00 y 19:00.

Entre las 10:00 y las 16:00 la Catedral se mantendrá abierta y se convertirá en un centro de peregrinación. Los domingos habrá misas en los mismos horarios antes mencionados y se aumentará también a las 10:00, 11:00, 12:00 y 15:00, mientras dure la alta asistencia de devotos.  

El lema de la celebración de este año es “Con María juntos nos cuidamos”. La presencia de ‘la Churona’ en Loja también reactivó el turismo y el comercio alrededor de la Catedral y en la ciudad. Como en los años anteriores, la imagen de quedará en la Catedral hasta el 1 de noviembre, cuando regresará a su Santuario de El Cisne. | El Comercio