Luis Arroyo es jugador ecuatoriano del Vysocina Jihlava, en República Checa, su equipo el fin de semana jugó ante el Dukla Praha, pero cuando salió a calentar, a los minutos escuchó su nombre, alguien le decía Arroyo… Arroyo, pero con un tono inglés, él pensaba que se trataba de algún hincha de su equipo.

Segundos después se dio cuenta que la persona que lo llamaba tenía una bandera de Ecuador… ¿Bandera de Ecuador?

Se acercó y se trataba de un hincha inglés, Kette Morgüen, quien tenía la bandera de Ecuador en sus manos y dibujado una camiseta con el número 29, el que usa Arroyo.

El ecuatoriano se sorprendió demasiado, se quedó viendo y luego conversaron segundos.

“No entendía lo que pasaba, él en República Checa estaba con la bandera de Ecuador, eso no se ve aquí. Pero eso fue una motivación para salir a jugar, sabía que alguien había venido a verlo desde Alemania.

Kette le dijo que es un admirador del fútbol mundial, tiene un aprecio por los jugadores ecuatorianos y que su misión era darle la bandera que la había adquirido en Inglaterra.

El hincha es un coleccionista de camisetas y solo por Arroyo hizo el viaje.

“Levantaba la bandera de Ecuador en las gradas y coreaba mi nombre, en ese momento sentí un impacto increíble y a la vez me llené de emoción, nunca lo esperé, menos de alguien que no es ecuatoriano”, dice un emocionado Arroyo.

aean

Kette es un coleccionista de camisetas y admirador del fútbol ecuatoriano.Cortesía

El futbolista dice que es una motivación.

Luego del partido, Arroyo se acercó al hincha y le dio la camiseta del Vysocina y cruzaron palabras.

El fanático le confesó que había comenzado a leer mucho del rendimiento de Arroyo e hizo el viaje.

“Me sentí orgulloso de ser ecuatoriano y de representar a mi país bien en el Viejo Continente, estos grandes momentos me motivan a seguir trabajando en mi carrera y algún momento vestir los colores de la selección”, comenta con emoción el jugador ecuatoriano.

Luis nunca se imaginó que eso le iba a pasar. | Extra