La selección ecuatoriana regresó este martes a los entrenamientos en Río de Janeiro de cara a su compromiso del domingo con Venezuela en Copa América, ante la que buscará ganar para romper la mala racha que ha tenido en los primeros días de junio.

La Tri, bajo la lupa tras su última derrota ante Colombia por 1-0 en el mismo torneo, llevó a cabo hoy una “actividad diferenciada”, trabajo táctico, informó la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), y aseguró, frente a las críticas, que “el objetivo y el compromiso con nuestra gente permanecen intactos”.

Los entrenamientos tuvieron lugar en el estadio de Fluminense y “enfocados al cotejo contra a Venezuela”, según la FEF.

Ecuador no juega en la segunda jornada del grupo B, por lo que el técnico argentino Gustavo Alfaro disfrutará de unos días para poder preparar su once ideal, corregir los errores de su defensa ytratar de insuflar un poco de ánimo y precisión a sus desorientados delanteros.

Las críticas han arreciado en Ecuador tras encarrilar la selección su tercera derrota en apenas 15 días, primero con Brasil por 2-0, después en casa frente a Perú por 1-2, y el último domingo con Colombia 1-0. 

Los dos primeros eran compromisos por la eliminatoria sudamericana para el Mundial de Catar, y el último por Copa América, pero los tres han quedado marcados dentro de un mes de junio que hace temer lo peor.

Con las redes sociales hirviendo de indignación, el equipo de Alfaro dejó el lunes la ciudad de Cuiabá, del Estado de Mato Grosso, para desplazarse a Río, donde deberá buscar a los once que rompan la mala racha.

Hasta la derrota de Brasil, Ecuador había perdido por la mínima en las eliminatorias ante Argentina, y ganado a Uruguay, Bolivia y Colombia, a este último por un contundente 6-1, lo que animó unas esperanzas nacionales ahora por los suelos.

Las principales razones que ha esgrimido el seleccionador para el bajón del equipo son la falta de competición y de ritmo futbolístico de los jugadores con sus clubes en el extranjero, las desconcentraciones en las tres últimas derrotas, los fallos arbitrales y hasta del mismo VAR. 

Además de las precauciones que han tomado sus recientes rivales, como Colombia, que el domingo se agrupó en defensa y contraatacó sin lograr convertirle, hasta que de “pelota parada”, de un tiro libre, le marcó a Ecuador el único tanto. 

Para el partido ante los venezolanos, Ecuador dispondrá de su portero titular en el actual proceso con Alfaro, Alexander Domínguez, que cumplió la suspensión en eliminatorias por la acumulación de dos tarjetas amarillas.

No obstante, Alfaro seguirá sin su principal centrocampista de contención, Carlos Gruezo, que se quedó fuera del torneo porque dio positivo a la COVID-19. 

Ecuador y Venezuela se jugarán la oportunidad de llevarse algún logro de la Copa América, ya que junto a su próximo rival son los equipos que acumulan más derrotas que triunfos en la disputa del torneo. | El Universo