Azuay ofrece múltiples alternativas para disfrutar del feriado de Año Nuevo sin salir de la provincia. Hay visitas a los zoológicos, a los parques naturales, a los talleres artesanales y la Ruta Lumínica.

En Cuenca están los zoológicos Bioparque Amaru y Yurak Allpa, que durante el feriado atenderán con normalidad, de 09:00 a 16:00. El primero está ubicado a 10,5 kilómetros de la ciudad, siguiendo la vía rápida Cuenca- Azogues. Tiene ocho hectáreas, con cuatro kilómetros de senderos. En ese entorno habitan alrededor de 1 600 animales entre pumas, leones, osos de anteojos, monos, venados, anfibios, reptiles, aves y demás especies de distintas regiones del país.

El ingreso cuesta USD 6 para adultos, USD 5 para jóvenes, USD 4 niños y USD 3 personas de la tercera edad o con capacidades diferentes. Cuenta con guías, un patio de comidas y están activados con estrictos protocolos de bioseguridad por la pandemia del covid-19.

Para el 2 de enero del 2021 tiene un programa especial denominado Safari Nocturno. De 17:00 a 21:00, los participantes recibirán charlas introductorias de los guías para conocer la dinámica del zoológico, los senderos y los espacios de los animales.

Además, conocerán el comportamiento de ciertas especies por la noche, entre ellos los pumas, serpientes, leones, venados, entre otros. El aforo máximo será de 30 personas y el paquete incluye alimentación, por un costo de USD 25 por persona.

En cambio, el zoológico Yurak Allpa –ubicado en la parroquia cuencana de Tarqui- mantiene su programación regular. Cuenta con unos 200 animales a los que los visitantes pueden alimentar. El costo del ingreso es de USD 3 niños y USD 4 adultos.

La otra alternativa son los parques Nacional Cajas de Cuenca (PNC), el bosque del Collay y Aguarongo, en Gualaceo; Tres Lagunas, en Chordeleg; y la Cueva Negra de Chobshi, en Sígsig. Excepto el PNC, al resto de bosques no hace falta realizar reservas previas.

En el PNC, los turistas pueden visitar ocho rutas y cinco senderos que incluyen cerros, lagunas, pajonales y una amplia biodiversidad en flora y fauna. Cada sendero una tiene una capacidad máxima de visita y de aforo por la emergencia sanitaria.

Según Margarita Riquetti, técnica del PNC, en los tres días del feriado de Navidad recibieron 527 turistas nacionales y 43 extranjeros; y no llenaron el aforo máximo. “Las medidas restrictivas a la movilidad incidió y lo mismo podría ocurrir en el nuevo feriado”.

Pero Riquetti considera que es mejor que las operadoras y el público en general hagan sus reservas, para asegurar el ingreso en caso de que exista demanda. Al interior de los senderos hay guías que controlan que las personas cumplan con las medidas de bioseguridad.

Para los citadinos están los talleres artesanales de los barrios tradicionales como Las Herrerías, Convención del 45, El Vado y San Sebastián. En ellos encontrará a los hábiles artesanos creando sus obras en alfarería, joyería, tejidos, fibras naturales, hojalatería, hierro forjado, madera y más.

Finalmente, está la Ruta Lumínica nocturna que comprende un circuito de cinco kilómetros entre el Portal Artesanal y la plaza de El Otorongo, en el Centro Histórico de Cuenca. En ese espacio hay 649 figuras navideñas, que totalizan más de un millón de puntos de luz, tipo led.

Hay espacios llamativos como el nacimiento ubicado en El Otorongo, compuesto por cinco figuras de San José, María, en Niño Jesús y dos burros, de siete metros de alto. El árbol de Navidad –considerado el más grande del Ecuador- en la plaza de San Francisco.

En el Portal Artesanal y en San Sebastián hay bombillos gigantes de luces donde los visitantes interactúan. En el parque Calderón, en el río Tomebamba y en Los Nogales se instalaron imágenes de osos, peces y otros animales. Esta ruta es parte de los atractivos impulsados por las fundaciones municipales de Turismo para Cuenca e Iluminar.

Aparte están las parroquias rurales de Turi, Baños, Paccha, Sidcay, San Joaquín, Chiquintad, Ricaurte, Sinincay, Checa, Tarqui, Cumbe, El Valle y Molleturo que también cuentan con encendidos navideños especiales. | El Comercio