El docente Marcos Gabriel S. fue sentenciado a cinco años de cárcel por el abuso sexual cometido en el 2017 contra un estudiante de 12 años.

De acuerdo con el Ministerio Público, la fiscal Blanca León inició la investigación del caso tras recibir información de funcionarios del Ministerio de Educación, a quienes la madre del adolescente acudió para denunciar que el maestro había abusado sexualmente de su hijo.

La mujer dijo que el docente le pidió autorización para que una noche de junio de 2017, su hijo le acompañe a dormir en su vivienda, ubicada en la comunidad La Encamada del cantón Pucará, en Azuay, debido a que ese día hubo un corte de energía eléctrica. Por la confianza que existía con el profesor, la madre accedió, señala la Fiscalía en un boletín informativo del 9 de diciembre del 2020. 

La información del Ministerio Público menciona que Marcos Gabriel S. durmió con el adolescente y, alrededor de las 04:30, cometió la agresión sexual y la víctima se defendió.

El docente fue acusado con base en el testimonio anticipado del estudiante, así como testimonios de los funcionarios del Ministerio de Educación, del psicólogo que practicó la valoración a la víctima y el agente de la Policía que efectuó el reconocimiento del lugar de los hechos.

Tras la presentación de todas las pruebas, el Tribunal de Garantías Penales del Azuay dictó la sentencia de cinco años de privación de libertad y el pago de USD 500 como reparación integral a la víctima. La resolución fue tomada la mañana del 9 de diciembre del 2020. 

Esta agresión está tipificada en el Código Orgánico Integral Penal en su artículo 170 en el que establece que el abuso sexual: la persona que, en contra de la voluntad de otra, ejecute sobre ella o la obligue a ejecutar sobre sí misma u otra persona, un acto de naturaleza sexual, sin que exista penetración o acceso carnal. Cuando la víctima sea menor de catorce años, el autor del hecho será sancionado con privación de libertad de cinco a siete años. | El Comercio