Agentes Civiles de Tránsito, integrantes de la Unidad de Prevención de Violencia Contra la Mujer, de la Empresa Pública de Movilidad, Tránsito y Transporte, EMOV EP, acudieron a las paradas de buses y Tranvía donde entregaron folletos informativos a la ciudadanía, con el fin de concientizar sobre la erradicación de la violencia de género.

Hombres y mujeres agentes dialogaron con pasajeros en buses urbanos y del Tranvía, donde el tema central fue el acoso en el transporte público, los comportamientos que intimidan, las reacciones y actuación de quienes son testigos de un acto de violencia.

Verónica Palacios, ACT, indicó que al ser testigo de un acoso sexual, el buen accionar ciudadano será el intervenir y apoyar a la víctima. “El acoso es un comportamiento negativo sancionado con privación de libertad según el Código Orgánico Integral Penal, y es nuestra labor el cuidar las mujeres, niñas y adolescentes que sufren de estos actos en el transporte y espacios públicos”.

Para Rosa Fárez, pasajera del Tranvía, difundir información sobre actos de violencia y cómo evitarlo con la integración de la sociedad, es clave. “Muchas veces uno solo mira, y luego de que son víctimas del acoso, tratamos de ayudar, cuando bien podemos evitar el acto con solo alarmar a la gente en un bus o gritar, pedir ayuda en la calle. Nos falta ser más solidarios y ponernos en el zapato del resto”, comentó la ciudadana.

La Unidad de Prevención de Violencia Contra la Mujer continuará con la entrega de información en los espacios públicos, y orientando a la ciudadanía en cómo aportar de manera directa o indirecta a erradicar el acoso sexual. En esta tarea también se involucra la Cámara de Transporte de Cuenca, el transporte comercial de taxis, que impulsarán desde sus espacios el respeto y protección. | RRPP EMOV