Durante un control de rutina agentes de la Policía Municipal de Cuenca hallaron un cráneo humano camuflado en la carretilla de un vendedor ambulante. El hombre vendía licor artesanal en los alrededores del mercado mayorista El Arenal.

La Guardia Ciudadana informó sobre la noticia a través de su cuenta de Twitter. Ahí, se reportó el retiro de dos litros de esta bebida ilegal que estaba lista para ser expendida en el sector conocido como “redondel del carbón”.

Además, en la revisión se encontró un cráneo humano envuelto en una funda plástica de color negro.

Paúl Delgado, comandante de la Guardia Ciudadana, contó que el comerciante justificó que para “atraer la suerte y los clientes” portaba la estructura ósea. Al ser una creencia no encontraron un argumento legal para decomisarlo, por lo se lo devolvieron de inmediato.

No obstante, la bebida artesanal sí fue decomisada. Según la ordenanza vigente, los uniformados están facultados para decomisar licor tanto al consumidor como al vendedor que se hallen en el espacio público.

El producto se lo almacena en las oficinas y si luego de tres meses nadie lo reclama es destruido dejando constancia en un acta, con la presencia de un notario.

Los alrededores de los mercados públicos son los sitios más comunes donde persiste el expendio y consumo de bebidas alcohólicas en esa localidad, según autoridades. | El Universo