Empezando por casa, el Municipio de Cuenca y sus empresas no tendrán agasajos y festejos masivos con motivo de la Navidad y Fin de Año, una disposición que se extenderá a toda la ciudad para evitar un rebrote de la enfermedad.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, exhortó esta semana a todos los municipios del país que suspendan festejos y actos masivoscon motivos de las fiestas de diciembre, puesto que en ciudades como Guayaquil y Quito el incremento de casos es considerable.

El concejal Xavier Barrera, quien ha formado parte de las sesiones del COE cantonal, opina que el COE nacional ha tenido resoluciones contradictorias en cuanto al control de la pandemia al permitir los feriados y fiestas de Independencia en varios puntos del país, pero en esta ocasión el Municipio está de acuerdo con la sugerencia del organismo.

El edil indica que previo a pronunciamiento del COE, el Municipio ya adoptó resoluciones, entre ellas no dar ningún tipo de permisos para pasadasde Navidad o eventos masivos de fin de año.

Prueba de ello es que el Pase del Niño de este año no tendrá procesiones sino solamente la movilización de la imagen en el papa móvil por algunas calles de la ciudad, y el Amistad Club hará el concurso de años viejos con un recorrido virtual.

El Arzobispo de Cuenca, Monseñor Marcos Pérez Caicedo, resaltó que la Iglesia no avala ninguna “pasada” en barrios, parroquias, familias o comercios y pidió a los feligreses abstenerse de hacer este tipo de eventos.

De acuerdo con Barrera, las limitaciones de aforo y el impedimento de eventos en los que se puedan dar aglomeraciones están contenidas en la ordenanza que aprobó el Concejo Cantonal para prevenir contagios por la pandemia.

“No hay ninguna intención en el Concejo Cantonal para cambiar esa ordenanza, las cifras que se nos presentan de forma periódica en el COE no nos permiten relajar las medidas puesto que el riesgo de contagio sigue latente” explicó Barrera.

Si bien hay espacios disponibles en las camas UCI de los hospitales cuencanos, las aglomeraciones se han incrementado en los últimos días, lo que hace temer un posible rebrote tras las fiestas de Navidad y Año Nuevo. | El Mercurio