Pese a que la primera reunión del Consejo Nacional de Salarios se suspendió ante la falta de entrega de cifras oficiales que permitan definir el Salario Básico Unificado (SBU) que regirá el próximo año, tanto del sector trabajador como del empleador se presentaron las primeras propuestas.

Édgar Sarango, presidente de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), quien lidera el grupo de gremios de trabajadores ante el Consejo de Salarios, afirmó que al igual que lo han hecho en años anteriores, insistirán para que el SBU siga acercándose a la canasta familiar básica, que en octubre se ubicó en USD 710, según datos del Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC).

Para definir el nuevo SBU, que actualmente se ubica en USD 400, Sarango señaló que los trabajadores esperan que se tome en cuenta el costo del nivel de vida, que se ha incrementado durante la pandemia, afectando la capacidad de adquisición de los ciudadanos. También se pide considerar el aumento de la inflación, que esperan que llegue a un 3%.

Pero para Rodrigo Gómez de la Torre, quien lidera el sector empleador, el cálculo efectuado en años anteriores, basado en el porcentaje de aumento de la inflación, no puede ser aplicado para el 2021, debido a las pérdidas millonarias registradas por el sector productivo, pero sobre todo por la cantidad de empleos perdidos, se platea la posibilidad de que no se realice un incremento.

“El crecimiento del sector informal es preocupante, se espera que hasta finales de año se hayan perdido 700 mil empleos y las proyecciones de recuperación para el Ecuador son aún de mediano y largo plazo, en estas condiciones no se puede hablar del alza del sueldo, cuando es obvio que el próximo año vamos a seguir muy complicados. En los últimos años se ha incrementado por sobre la inflación proyectada, en esta ocasión la decisión debería ser técnica y no política”, señaló Gómez de la Torre.

Por su parte Xavier Sisa, también representante del sector empleador, solicitó que, a más de la inflación anual, los costos de la canasta básica y las cifras económicas que se esperan el próximo año, también se consideren las prestaciones de la seguridad social, además del nivel de vida en comparación con los países vecinos, pues señaló que el alto SBU que se percibe en Ecuador vuelve al sector productivo poco competitivo.

Pero para Sarango, la opción de no incrementar el SBU ni siquiera está en análisis, señaló que la mayoría del sector productivo se ha mantenido activo durante la pandemia, eso gracias al trabajo de sus colaboradores.

A través del Acuerdo Ministerial 2020-0185, emitido por el Ministerio del Trabajo, la metodología para definir el SBU fue modificada, ya no se plantean tres reuniones del Consejo de Salarios, en el que participan los representantes del Gobierno, de los trabajadores y los empleadores, sino solo dos encuentros, el primero, que inició ayer, debía ser convocado máximo el 20 de noviembre, mientras que no existe plazo para el segundo, antes la última reunión se efectuaba el 31 de diciembre.

Andrés Isch, ministro del trabajo y presidente del Consejo, resaltó la nueva metodología para lograr consensos, pues durante los últimos 10 años los trabajadores y empleadores no han llegado a acuerdos, por lo que el SBU ha sido fijado por el Gobierno, a través de decreto ejecutivo. El funcionario además pidió que antes de tomar una decisión consideren la situación económica del país, el alto desempleo y cómo han disminuido los ingresos de los ciudadanos. | El Mercurio