El pasado viernes la Coordinación Zonal 6 de Salud reportó una ocupación del 50 % de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en los hospitales de Cuenca, un factor positivo en la lucha contra la pandemia, que a pesar de las cifras no deja de representar un peligro para la ciudad.

El coordinador zonal 6 de Salud, Julio Molina, indicó que el nivel de ocupación del último viernes fue de la mitad de las camas UCI ocupadas.

El reporte técnico de la entidad dio cuenta de 20 pacientes críticos en el hospital Vicente Corral Moscoso y 28 en el Hospital José Carrasco Arteaga.

En el informe entregado ayer por el Ministerio de Salud Pública la cifra se repite, 20 pacientes críticos en el hospital regional y 28 en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

A ellos se suma, a nivel de provincia, un paciente crítico en el hospital básico de Gualaceo y otro más en el hospital básico de Girón. Los hospitalizados en el Azuay, entre críticos y estables suman 93 casos.

A nivel de la región, el hospital Homero Castanier, convertido en centro de referencia de pacientes de coronavirus del Azuay, registra 4 pacientes críticos para un total de 8 camas disponibles, y 2 pacientes estables; mientras que en Morona Santiago, en el hospital General de Macas hay 2 pacientes críticos y 1 estable.

Molina indicó que si bien la noticia es favorable, esto no significa que la pandemia haya pasado o exista menor riesgo de contagio, ya que se espera que en los próximos días se presente un repunte de casos por las personas que pudieron haberse contagiado en las aglomeraciones o fiestas sociales y familiares realizadas durante el feriado del 3 de noviembre.

Aclaró además que la cifra de pacientes en UCI es relativa, ya que en cualquier momento la demanda puede incrementarse, por lo que pidió a los ciudadanos mantener de manera exhaustiva la prevención ante el virus.

El alcalde Pedro Palacios comentó la semana anterior que la disciplina ciudadana, los barridos que se hacen en coordinación con el Ministerio de Salud y las campañas informativas también tienen que ver con el efecto de reducción de casos, pero pidió a la ciudadanía no confiarse.

Aún es obligatorio el uso de la mascarilla en los lugares públicos, el distanciamiento social y el lavado o desinfección permanentes de las manos para evitar nuevos brotes de la enfermedad. Además, está en firme la ordenanza que regula el tránsito de vehículos particulares hasta las 23:00. | El Mercurio