La pandemia ha sido aprovechada por las cibermafias para cometer delitos contra niños y adolescentes. 

El caso más reciente ocurrió en Cotopaxi. Allí, Javier S. -un profesor de 33 años fue detenido por agentes de la Unidad de Ciberdelitos. El hombre está acusado de solicitar a través de Facebook videos íntimos de menores de edad.

Así mismo en Quito, capturaron a cuatro sospechosos de integrar una red de pornografía infantil que operaba en una vivienda donde se incautaron celulares y laptops con fotografías de niñas y adolescentes.

El confinamiento debido a la pandemia trajo consigo una amenaza silenciosa. Las redes criminales dedicadas a la pornografía infantil que aprovecharon el uso de la tecnología y de las redes sociales para acercarse a los menores de edad.

Según cifras policiales, de enero a julio en el país se registraron 2.553 ciberdelitos. De ese total, 40 denuncias corresponden a pornografía infantil.

La autoridad advierte que la captación de menores de edad se realiza a través de redes sociales. Los integrantes de estas bandas fingen ser niños y así manipulan a sus víctimas para que les envíen fotos y videos íntimos. Una vez que los menores caen en la trampa, los delincuentes les piden mantener contacto físico y hasta sexual a cambio de no divulgar dichas imágenes.

Expertos recomiendan a los padres estar presente durante el uso del internet de niños y adolescentes. Incluso, hablar con ellos sobre la facilidad que implica abrir un perfil falso, de parte de delincuentes para contactarlos. | Ecuavisa