El pedido está planteado. En una extensa providencia, el juez ponente del Tribunal de Juicio que sentenció por cohecho al expresidente Rafael Correa, cercanos colaboradores de su gobierno y a un grupo de empresarios, solicitó a la Interpol la difusión roja para el exmandatario y 14 personas más por desconocerse de su paradero.

Sin embargo, todavía nada está aceptado. El organismo internacional deberá analizar este nuevo pedido formulado por la justicia ecuatoriana.

La Corte Nacional de Justicia (CNJ) ya recibió negativas a solicitudes de localización y captura en el extranjero para Correa.

El 5 de diciembre de 2018, la Interpol rechazó una solicitud de difusión roja planteada por la CNJ, enviando un oficio a la jueza Daniella Camacho. El pedido fue expuesto por un llamamiento a juicio por el secuestro de activista político, Fernando Balda. Por esta causa, Correa tiene vigente una orden de prisión preventiva.

En ese entonces, el documento de Interpol señaló que “…Tras haber examinado detenidamente todos los elementos concernientes a la situación jurídica del Solicitante, la información disponible a la Comisión reveló que la retención de los datos en el Sistema de Información de Interpol no era compatible con la obligación de Interpol de Asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos (Art. 2 de los Estatutos de Interpol)”.

La CNJ reaccionó asegurando que la decisión de Interpol no cumple con los requisitos establecidos en el artículo 38 del Estatuto de la Comisión de Ficheros de la Interpol.

El 31 de julio pasado ocurrió algo parecido. Dicha comisión no dio paso a la solicitud para actualizar la información de difusión roja de Correa, indicando que “no hay información adicional” sobre el caso.

Esto ha envalentonado al exmandatario, quien en más de una ocasión ha expresado que la Interpol “se ríe” de las autoridades de justicia ecuatorianas, por calificar que sus causas obedecen a persecuciones políticas.

Una nueva realidad

El excanciller de la nación, Marcelo Fernández de Córdova, aseguró que la situación de Correa no es la misma a la de antes del juicio. Dijo que si la CNJ fundamenta bien su pedido, respeta todas las formas internacionales, la Interpol sí podría considerar la difusión roja de él y otros prófugos de la justicia.

A criterio del diplomático, el que exista una sentencia ejecutoriada por cohecho, delito común, abre esa posibilidad, pues en las negativas anteriores el exmandatario solo tenía vigente la medida cautelar de prisión preventiva.

Mauricio Gándara, también excanciller, sostiene lo contrario. Aseguró que la Interpol es muy cuidadosa de no inmiscuirse en asuntos internos políticos de las naciones y que, al ser un exjefe de Estado el requerido, podría dificultar la misión.

La justicia ecuatoriana deberá esperar el pronunciamiento del organismo internacional que definirá si da o no paso al pedido de la CNJ. | La Hora