Reducción en el tiempo de diagnóstico, así como la reducción de costo de pruebas son dos de los desafíos que enfrentan investigadores y empresas farmacéuticas a lo largo del mundo.

Una de las compañías que presenta una nueva opción que permita detectar los casos activos de COVID-19 en menor tiempo que las pruebas PCR es Roche. Se trata de una prueba de antígeno que permite identificar la presencia del virus y un procesamiento de resultado menor a la actual.

Oswaldo Rodríguez, gerente general de la división diagnóstica de Roche Ecuador, indicó que actualmente se encuentran en proceso para obtener el registro sanitario y que ingrese a Ecuador. Se estima que el procedimiento tome varias semanas.

«Esta es una prueba antigénica que lo que busca es ser una ayuda al diagnóstico por PCR o se puede usar si no hay la facilidad por diagnóstico por PCR en lugar de esta porque la prueba antigénica tiene una excelente sensibilidad desde el inicio de los síntomas que puede tener un paciente, a más de eso la prueba antigénica es una prueba que nosotros hacemos cerca del paciente», explicó Rodríguez.

Una de las diferencias con la PCR es que no se necesita llevar al procesamiento en laboratorio sino junto al paciente, además de una mejor sensibilidad y especificidad. Esta también se obtiene la muestra en la nasofaringe.

«La prueba antigénica tendrá el nombre de Roche, pero lo que sí es importante es recalcar que Roche como tal tiene un compromiso fundamental en que las pruebas sean accesibles dentro de la provisión de servicios de salud», refirió.

Otro de los productos que presentó la marca en las últimas semanas es una prueba que medirá la respuesta que tuvo la población a la vacuna. Esta también está en proceso de llegar a Ecuador

«Cuando ya tengamos las vacunas a nivel poblacional podremos detectar si el paciente o no ha generado una respuesta inmunológica a través de la producción de anticuerpos frente a esta vacuna», añadió.

Rodríguez recordó que la acción de la compañía también se manifestó al inicio de la pandemia con la instalación de la máquina COBAS 6800 en el INSPI para el procesamiento de pruebas PCR, además instalaron una plataforma de detección de anticuerpos en el Hospital de Guasmo y otros centros de la red del Ministerio de Salud Pública.

La donación de medicamentos y de equipos de protección personal también fue otro de los aportes, mientras médicos de la compañía trabajaron en el call center habilitado por el Gobierno. | El Universo