Con la esperanza de reactivar al sector turístico, sumido en una crisis económica desde el inicio de la emergencia sanitaria,Cuenca abrirá sus puertas a los visitantes de otras provincias durante el feriado nacional que inicia mañana por la Independencia de Guayaquil.

La directora de la Fundación Turismo para Cuenca, María Angélica León, indicó que este feriado será una muestra de que la ciudad puede cumplir con protocolosde bioseguridad y atender a los visitantes, sin el riesgo de contagios.

Esto dará la pauta para recibir a los visitantes que, año a año, copan los hoteles de Cuenca durante el feriado por la Independencia de la ciudad que este año inicia el 30 de octubre.

“Los hoteles nos han notificado de que para este feriado ya se han hecho algunas reservaciones y los turistas han preguntado por espacios para noviembre, lo que es positivo para la ciudad” afirma León.

Para que esto se cumpla, agentes de la Empresa de Movilidad, Tránsito y Transporte (EMOV), así como la Guardia Ciudadana, se desplegarán por la ciudad para verificar que se cumplan las medidas de bioseguridad.

Ningún municipio tendrá restricciones vehiculares durante el feriado, informó ayer Juan Zapata, director nacional del ECU-911, por lo que los agentes de tránsito se dedicarán al control de alcoholemia y uso de mascarilla.

Destinos

Cuenca le apuesta al turismo rural y para esto promociona rutas a los cerros de la ciudad, el Parque Nacional Cajas, parroquias y su gastronomía como alternativa biosegura para los visitantes.

También se ha recibido el premio ‘Safe Travel’ que garantiza que los atractivos del Centro Histórico cumplen con las respectivas medidas para evitar contagios.

León indica que los bares y restaurantes que sirven bebidas acompañadas de alimentos podrán abrir sus puertas hasta las 00:00, siempre que guarden el distanciamiento social y el aforo reducido de sus instalaciones.

Además, se potenciarán las rutas saludables que permiten recorrer en bicicleta o a pie las orillas de los ríos y los parques de la ciudad.

La funcionaria hizo un llamado al autocuidado como principal medida de bioseguridad. “A los turistas decirles que está en juego la salud y la vida de sus propios seres queridos, y a los locales pedirles la colaboración para que el turismo pueda reactivarse” indicó.

La ministra de Turismo, Rosi Prado de Holguín, informó que de marzo a julio el sector turístico recibió un 75% menos de ingresos en relación al mismo período del año anterior, una situación que pone en riesgo a las empresas de este sector, muchas cerradas de manera indefinida.

Patricio Miller, dirigente de la Cámara de Turismo del Azuay, indicó que es necesario que autoridades y ciudadanía se sumen a la reactivación del sector para salir de la crisis, que tiene en el feriado un posible alivio económico. | El Mercurio