La baja demanda de usuarios y la crisis económica que enfrentan las familias por la pandemia del covid-19 hicieron que se revea –de forma temporal- las tarifas del tranvía de Cuenca. Hasta el 31 de diciembre del 2020 habrá un solo pasaje de USD 0,30.

Desde que empezó la operación comercial –el 24 de septiembre del 2020- había tres tarifas: la tarjeta multiviajes personalizada cuyo pasaje valía USD 0,30 siempre y cuando el usuario compre más de cinco pasajes en conjunto y los utilice dentro de 15 días.

La segunda era la tarjeta electrónica normal de USD 0,35 el pasaje y el tercero, el boleto sencillo de USD 1, para los usuarios no habituales o turistas. En los tres casos aplicaba el medio pasaje para niños, adultos mayores y personas con capacidades especiales.

Ahora no hay multitarifas y servicio es de USD 0,30 el pasaje con tarjeta o boleto sencillo. Esa decisión la adoptó el Concejo Cantonal, la noche del 1 de octubre, y entró en vigencia a partir del siguiente día, para volver más atractivo para el usuario, este sistema de transporte.

Varios concejales como Alfredo Aguilar reconocen que esto tendrá un impacto económico para el Municipio que planeaba movilizar 39 000 pasajeros al día y recaudar –con las tres tarifas y en el segundo semestre de este 2020- alrededor de USD 2,8 millones por el servicio.

Hasta el 31 de diciembre del 2020 no hay multitarifas y servicio es de USD 0,30 el pasaje con tarjeta o boleto sencillo en el tranvía de Cuenca. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Pero la pandemia del covid-19 retrasó la operación comercial prevista para julio y por eso ahora la recaudación económica será solo de tres meses. Además, desde el primer día de operaciones se ha mantenido con un flujo promedio de 7 500 viajes diarios.

Este domingo 4 de octubre, también se evidenció que las unidades tranviarias circulaban con escasos pasajeros. Para Aguilar, la decisión del Concejo Cantonal es una medida parche porque el problema de la baja demanda de pasajeros obedece a que “no existe una tarjeta únicapara el servicio de transporte público urbano en el cantón”.

Es decir, no hay una integración tecnológica del sistema de pago para el tranvía y el bus, cada uno tiene su propia tarjeta. “La gente se confunde y por eso se resiste a tener varias tarjetas”, explicó Aguilar. La integración está prevista para el 2021.

La Unidad de Proyecto Tranvía puso en el mercado, hace más de un mes, 50 600 tarjetas de recarga Movilízate, pero hasta el viernes 2 de octubre se habían distribuido unas 15 000.

Los puntos habilitados para la entrega de estas tarjetas son la feria libre El Arenal, terminal terrestre, aeropuerto, Etapa y Centro Comercial 9 de Octubre. Las recargas las pueden hacer en cualquiera de las 27 paradas que existen a lo largo de los 20,4 kilómetros de la ruta tranviaria. | El Comercio