El gobernador del populoso estado de Sao Paulo, en Brasil, Joao Doria, y el vicepresidente del laboratorio chino Sinovac, Weining Meng, firmaron ayer un contrato para la provisión de 46 millones de dosis de sus vacunas contra el Covid-19, denominadas Coronavac. Las autoridades buscan comenzar a aplicarla a partir del 15 de diciembre.

El compromiso implica la transferencia de tecnología al Instituto Butantán para la fabricación del inmunizador. Para asegurarse la producción y las 46 millones de dosis, el Estado invertirá 90 millones de dólares.

Habrá un embarque inicial de 6 millones de dosis producidas en China que saldrán Beijing rumbo a la ciudad brasileña, así como el envío de materia prima para procesar otras 40 millones en el instituto Butantán, el mayor centro latinoamericano de producción de vacunas. | EFE / La Hora