El proyecto ‘Solidarity Vacunas’, liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha elegido a Ecuador, junto a otros 60 países, para ser parte de las pruebas de tres vacunas contra el Covid-19.

Enrique Terán, docente-investigador de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), detalla que no se abrirá una convocatoria para los 20.000 voluntarios –como sucede en otros países–, sino que saldrán de una base de datos del Ministerio de Salud Pública (MSP). El proceso iniciará en octubre.

La sugerencia es que en primer lugar vaya el personal de primera línea: salud, policías, militares, municipio, gente que está más expuesta al virus y posteriormente gente de las que se han denominado las zonas calientes.

El también experto en farmacología cuenta que la USFQ tuvo varios acercamientos con la OMS, que desde hace cuatro meses abrió una convocatoria para que los países se sumen a estos ensayos médicos. ¿Por qué?, pues esto le permitiría al país saber cuál es la vacuna que mejor se adapta a su población. “Si no se hiciera el estudio nos tocaría comprar la vacuna a ciegas”, agrega Terán.

Encuesta en Quito

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, declaró que en la capital habría 150.000 ciudadanos dispuestos a ser parte de los ensayos de aplicación de vacunas contra el Covid-19.

La alcaldía habría realizado encuestas en las administraciones zonales, en las que habría preguntado: ¿usted estaría dispuesto a ser voluntario para una vacuna?

Yunda indicó que la alcaldía ha tenido acercamientos con farmacéuticas, cuyas vacunas se encuentran en fase tres de investigación.

El objetivo sería “tener acceso a unas 200.000 dosis, aunque lo ideal sería tener tres millones”, agregó Yunda quien apoyará a la USFQ en el proyecto ‘Solidarity Vacunas’.

Si el Municipio de Quito tiene los datos sistematizado, dice Terán, el MSP deberá trabajar en conjunto. “Cuando ya estemos listos para arrancar deberemos definir en qué sitio resulta más práctico reclutar los voluntarios”.
 

Vacuna entre 2021 y 2022

Terán explica que el seguimiento a los participantes será de al menos un año, por lo que el resultado de la fase tres de las pruebas no estarían en 2020. Bajo un cronograma con resultados favorables, el experto considera que una vacuna aprobada estaría el primer trimestre de 2021 y su uso a mediado de ese año.  Para el país, sería probable acceder a estas a final de 2021 o inicios de 2022. | La Hora

¿Quienes podrían ser voluntarios?

• Hombres y mujeres entre 20 y 50 años (un menor porcentaje será de otros grupos etarios).

• Personas sin enfermedades crónicas, como diabetes o hipertensión.

• Personas que no tengan o hayan tenido Covid-19.

• La OMS dará un seguro médico, ante efectos secundarios a los voluntarios.

• Evaluación médica antes de la aplicación de las dosis (PCR negativo).