A tres meses de cumplirse siete años del inicio de su construcción, el Tranvía Cuatro Ríos mañana comenzará su operación comercial, y a finales de este año se integrará con los buses urbanos, para que sean sus alimentadores de pasajeros. 

Implementar este sistema de transporte, que conecta la ciudad entre sur y norte, y pasa por el centro histórico, estaba presupuestado en 232.000.000 de dólares, pero su costo final es de cerca de 282.000.000.

Aunque hay una serie de problemas por resolver, como los procesos legales con el Consorcio Cuatro Ríos de Cuenca (CCRS), de Francia, que dejó inconclusa esta obra en 2017, el Municipio de Cuenca ahora tiene un nuevo desafío.

Este es conseguir que la operación de esta nueva modalidad de transporte público, que cubre una ruta de 20,4 kilómetros (km), entre ida y vuelta, genere la menor cantidad de pérdidas, al menos en su primer año.

Pero el Concejo Cantonal de Cuenca resolvió que se aplique tarifas que van desde un dólar hasta 30 centavos, con el respectivo descuento del 50% para los sectores vulnerables.

Pagarán un dólar los usuarios que utilicen boletos, mientras que 30 centavos los que cancelen con la tarjeta Movilízate, que previamente haya sido cargada con al menos cinco pasajes.

Caso contrario pagarán 35 centavos, y para personas con discapacidad, personas de la tercera edad, menores de edad y estudiantes menores de 18 años, se aplica el medio pasaje en cada una de las modalidades.

Por este motivo la municipalidad deberá asumir aproximadamente 5.500.000 dólares al año para financiar la funcionamiento de este sistema y además pagar por el mantenimiento.

Operar y mantener en funcionamiento al Tranvía de Cuenca, cuya construcción casi en un 80% fue financiada por el Gobierno Nacional, representa un monto de 9.300.000 dólares anualmente.

Este tranvía usará solo 12 de los 14 vagones, pues dos permanecerán como reserva. Pasarán cada seis minutos en hora pico y el resto de la jornada cada 10 minutos. 

Fue planificado con una demanda de 120.000 pasajeros diarios para un total de cerca de 39.000.000 al año; sin embargo, esto fue descartado debido a que esta cantidad estaba sobredimensionada.

En caso de que algún usuaurio no haya cancelado tendrá que pagar una multa del 30% de un Salario Básico Unificado (SBU), es decir 120 dólares, y asimismo corre el riesgo de ser detenido.

Esto de acuerdo con la Ordenanza que Regula La Operación del Sistema Tranviario del Cantón Cuenca, aprobada el 11 de marzo de 2019 por el Concejo Cantonal de Cuenca.

En cada parada hay letreros luminosos que le indicarán al usuario el tiempo en que llegará el vehículo tranviario para recogerlo. La capacidad de aforo de cada uno será del 75% para reducir el riesgo de contagio de Covid-19.

Fuente: El Mercurio