La historia del fútbol ecuatoriano escribirá un nuevo capítulo esta noche cuando Deportivo Cuenca y Ñañas disputen la final de vuelta en la Superliga Femenina

225
2019-09-12-REG-CUE-DC-FUTBOL-FEMENINO

Durante la semana que antecedió a este juego, las futbolistas trabajaron de manera normal en tres escenarios: el complejo deportivo Las Cochas, Patamarca y el estadio Alejandro Serrano.

Madelin Riera es la carta de gol del cuadro rojo y es la máxima romperredes de la Superliga Femenina con 42 tantos.
La jugadora de 30 años es consciente de que están a las puertas de hacer historia. “Estamos preparados para este cotejo, solo esperamos el pitazo inicial”, dijo la guayaquileña que disputará su sexta final en el Ecuador.

Deportivo Cuenca no ha perdido de local en toda la Superliga Femenina. Ha ganado 12 partidos y empató uno. La máxima goleada que registra en el estadio Alejandro Serrano Aguilar fue el 21-1 que propinó a Fuerza Amarilla, el 24 de agosto, una semana antes goleó 13-0 al Olmedo de Riobamba.
La única cuencana que es titular en el plantel es Tatiana Bermeo, quien disputará su partido número 17 en el profesionalismo.

La volante de marca se concentró desde el jueves con un solo objetivo. “Quiero ser la primera cuencana en cancha en levantar el título”, apuntó.
Las otras dos cuencanas son Wendy Carreño, la delantera que ha tenido pocos minutos en cancha al igual que Karely Alvarado, también con algunos minutos en el certamen.

La nómina del Deportivo Cuenca es de 21 jugadoras y todas fueron notificadas para disputar la Copa Libertadores Femenina que arranca el 11 de octubre, en Quito.

Para hoy se prevé que el control en los exteriores del estadio cuencano inicie a las 10:00. De acuerdo con Jorge Cabrera, intendente general de la Policía, el contingente de uniformados será de 150.

“Trabajaremos en coordinación con el ECU911 quienes nos informarán de todo el ambiente, si hay la necesidad de incrementar el cuerpo policial lo haremos”, señaló.

Las puertas del principal escenario deportivo descubierto de la ciudad se abrirán a las 16:00, tres horas antes del partido. “Así las calles aledañas se cerrarán a las 15:30, en primera instancia; si los exteriores presentan una asistencia fluida lo haremos más pronto”, aseguró.

El plan de contingencia durará hasta que el último aficionado abandone el estadio Serrano Aguilar.
Cabrera también explicó que tendrán especial cuidado con el abuso en la reventa de los boletos para la final y pide a la afición que los identifique.

Fuente: El Tiempo

Compartir